Uno de los errores principales a la hora de hacer campañas, no es la campaña en si.

Es el total desconocimiento de a quién está dirigida la campaña.

Incluso, a quién está dirigido el producto.

Y como ya he platicado anteriormente conocer a tu cliente es vital.

Si no lo conoces…jamás le vas a poder vender.

Tu no eres tu cliente

Ya sabes el dicho…si quieres conocer a Andrés, eso te sirve para venderle.

Así era, no?

Existen empresas que tienen dominado a su cliente y saben perfectamente cómo venderle.

Como Dominos Pizza cuando sacó la pizza de sartén y no tuve más remedio que comer eso durante 342 días seguidos y darles todo mi dinero.

Tu no eres tu cliente

También, hay empresas que no tienen ni idea de su cliente y día a día aprenden sobre él para poder venderle más.

Como Rappi que ya no me manda notificaciones push un martes a las 9 am con 2X1 en Tequila…porque se dio cuenta que nadie compraba.

Tu no eres tu cliente

Si conoces a tu target, genial!

Si no lo conoces y sabes que estás aprendiendo cada día, genial!

Pero las empresas que piensan que conocen a su cliente cuándo realmente no tienen ni idea de él, son las que fracasan.

Usualmente esto pasa por una simple razón…

Juanito era ciclista.

Juanito amaba las bicicletas.

Juanito compraba muchas bicicletas.

Juanito era el claro target market de una tienda de bicicletas.

Juanito abrió una tienda de bicicletas.

Juanito piensa que como él es ciclista, es el target market de su tienda de bicicletas.

Juanito piensa que conoce a su cliente

Juanito piensa que él mismo es su cliente.

Juanito está muuuuuy equivocado.

Tu no eres tu cliente

Cuando Juanito era solo un ciclista, claro que era exactamente el target market de una tienda de bicicletas.

Pero en el momento en el que Juanito abre una tienda de bicicletas, sale de ese target.

Ya no es un ciclista normal.

Es un ciclista con una tienda de bicicletas.

Eso hace que todas sus decisiones estén sesgadas hacia vender más bicicletas.

La bronca es que toma decisiones, como qué bicicleta poner en el banner de hasta arriba de su homepage, basándose en que él sabe más que todos porque él es parte del target market.

Y tal vez, coloca ahí la bici más cool de todas pero también la más cara.

La que le va a dar más morlacos.

Tu no eres tu cliente

En lugar de basarse en los datos de sus clientes y colocar ahí la bici que más le compran.

Y así como esa, Juanito hace todas sus decisiones basándose en que él sabe más porque es su propio target market.

Lo que no sabe es que…

Tú nunca eres tu cliente.

En lugar de tomar decisiones basadas en ti.

En lo que tu crees que es mejor para tu cliente.

En lo que te parecería más adecuando según tu experiencia.

Tienes que tomarlas basadas en tus datos.

Si tus clientes quieren rosa, pues rosa.

Tu no eres tu cliente

No te debe de importar si tu prefieres azul.

O si odias el rosa.



Lo único que tienes que hacer es medir a tu cliente y no imponer tu opinión en las decisiones.

No importa cuánto creas que conoces a tu cliente ni si piensas que tu eres tu propio cliente.

Solo mide y decide.