las oficinas de Google

Seguramente has escuchado hablar de ese tipo de oficinas impresionantis.

Has escuchado que tienen paredes para escalar y helados gratis.

Y cada vez que lo haces, te deprime aún más tu oficina convencional, en la que la mayor alegría es que los viernes te dejan ir vestido con traje sin corbata.

las oficinas de Google04

Estas oficinas ultra cool millennial mega box padriuris comenzaron un trend en el mundo tecnológico hace ya algunos años.

Ahora, si eres una empresa de tecnología y no le das a tus empleados la posibilidad de jugar ping pong a media mañana con pelotas certificadas orgánicas hechas por artesanos autóctonos, parece que nadie va a trabajar para ti.

Pero…

 

¿Quién empezó todo esto?

Aunque ahora hasta la más pequeña startup tiene cervezas gratis, todo comenzó con Google.

Google fue la primera empresa en salirse de lo convencional y construir oficinas totalmente distintas e innovadoras.

Su mentalidad juguetona desde el inicio fue una de las razones por las cuales hicieron esto.

Otra razón fue tratar de distanciarse lo más que se podía de los abuelos de la tecnología: Apple, Microsoft, Dell, IBM, etc. también conocidos como “La vieja guardia”.

las oficinas de Google

Y claro, tener unas oficinas divertidas y coloridas, diferenció a Google por muchos años.

Sin embargo, una cosa es tener oficinas cool y otra cosa es tener Play Station, tintorería y cancha de volleyball…eso ya es pasarse de la raya.

 

¿Por que lo hicieron?

Google tiene su HQ (oficina central) en Mountain View, más o menos a una hora de San Francisco.

Y aunque San Francisco es una ciudad con miles de cosas que hacer y millones de personas…Mountain View no lo es.

Google, en sus viejos tiempos, tenía que pedirle a cada uno de sus empleados que se mudaran a Mountain View si querían trabajar en la empresa.

Sin embargo en Mountain View, y en todo Silicon Valley, no hay nada que hacer.

NADA.

Silicon Valley está formado por varios pueblitos bicicleteros estilo Stranger Things en dónde tu mayor atracción puede ser ir a Walmart.

las oficinas de Google

Si no me crees: esta es una screenshot real de la búsqueda de “bares” en Mountain View, donde está el Googleplex (el HQ de Google).

las oficinas de Google

Y si ahora casi no hay nada (más que oficinas), imagínate antes de que estallara el mundo tecnológico.

Basicamente era un pueblo fantasma.

Pero, al estar muy cerca de Stanford y al tener un costo mucho menor al de San Francisco, tenía sentido construir ahí las oficinas.

Claro, los empleados de Google tenían que ir a San Francisco diariamente al gym, a la tintorería, al salón de belleza, a jugar volleyball y a realizar cualquier actividad que se les ocurriera.

Esa, exactamente fue la principal razón para poner todos esos servicios, restaurantes y actividades dentro de las oficinas de Google.

Si ellos no lo hacían, sus empleados no iban a tener dónde lavar su ropa, dónde hacer ejercicio ni donde pasar las tardes.

Y claro, nadie hubiera querido trabajar para Google, solo por el hecho de irse a vivir a Mountain View.

 

¿Por que lo siguen haciendo?

-Ooooooh…ahora todo tiene sentido.

las oficinas de Google

-Pero…si ahora Google tiene oficinas en Nueva York, la Ciudad de México y Bogotá, que son ciudades gigantescas. ¿Por qué siguen dando tantos beneficios?

Basicamente porque la industria cambió.

Lo que algún día se vio como una solución a un gran problema, comenzó a verse como un diferenciador inmenso.

Dentro de muy poco tiempo, todos querían trabajar en Google porque les ofrecía clases de yoga en las oficinas.

Así que las demás empresas lo comenzaron a hacer también.

Hoy en día, si una empresa quiere conseguir al mejor talento, sabe que una de las cosas que tiene que hacer es darle estos “perks” a sus empleados.

Es por eso que ahora todos lo hacen y Google lo sigue haciendo.

 

Así que la siguiente vez que vayas a contratar a un millennial mal acostumbrado y caprichoso* en tu empresa y te pregunte “¿Dónde está la sala para meditar?”, ya sabes a quién agradecerle.

las oficinas de Google

*No os ofendáis pequeñuelos millennials, yo soy uno de vosotros. 😉