escribir en mi blog

¡Wooow!

¡Si viniste!

Ahora que estás de vuelta se me antoja decirte lo que le digo al Starbucks de toffee nut cada año:

“Pensé que te había perdido para siempre y que nunca regresarías.”

escribir en mi blog

Después de haberte deleitado con la primera parte de esta serie de 3, seguramente vienes por más.

Pues agárrate porque el curso que tomé con Malcolm el de enmedio Gladwell duró varias laaaaargas horas.

Y durante todas esas horas aprendí un montón sobre escribir en mi blog.

Ahora, mi pequeño Bob Esponja, es tu turno de absorber este conocimiento.

Que sigan los tips…

escribir en mi blog

 

¿Qué me enseñó Malcolm Gladwell sobre escribir en mi blog?

 

Expande en los detalles críticos

Si existe algún detalle mucho más importante que los demás, no temas en profundizar de mayor manera en ese.

Puedes tardar páginas explicando una característica de algo y luego explicar otra característica en 2 palabras.

Tu blog post no tiene que ser simétrico.

 

Prueba la idea

Gladwell sugiere algo así como un A/B test en la vida real.

Platícale a la gente sobre ese tema del que quieres escribir y mide su reacción.

Ahí te vas a dar cuenta si les parece interesante o quesadilla.

¿Sigue funcionando, no?

 

No expliques de más

Existen conceptos en los cuales tienes que dejar que el lector ponga su punto de vista.

No trates de explicar cada detalle y característica de las cosas.

Explica lo necesario y no impongas tu opinión.

Porque soy tu madre y punto.

escribir en mi blog

 

Da contexto

El contexto que rodea a una idea, puede explicar mejor la idea que tratar de explicarla directamente.

Ahora si me pasé de poeta con esta última línea.

Creo que este curso me está afectando.

Pero es verdad, Gladwell usa el ejemplo de su departamento.

Si describes su departamento, la imagen que tiene el lector sobre él, es probablemente más rica que la imagen que tendría sobre él si lo describes directamente.

 

Di las cosas en los momentos indicados

Los tiempos en los cuales revelas información son muy importantes.

No solo pienses en el contenido de tus posts, sino en el orden en el que vas a escribir ese contenido.

Es mejor ir preparando al lector todo el post para al final decirle algo, que decirle eso mismo al principio.

 

Nunca afectes al lector

Tu escritura tiene que ser tan simple que el lector nunca se tenga que detener por haber leído una idea gigante o una palabra complicada.

Trata de desmenuzar (así como el pollo) los párrafos grandes en oraciones cortas y simples.

 

No trates de esconder tu personalidad

Es muy difícil esconder tu personalidad al escribir.

Y probablemente las personas que te leen, lo hacen porque les gusta cómo plasmas tu personalidad en el blogpost.

Gladwell dice que una buena escritura de no ficción es la que te da una ventana a la mente, corazón y alma del escritor.

Él también anda re poético me cae.

escribir en mi blog

Así que no trates de parecer imparcial o gris.

Al contrario, date grasa con tu manera de ser.

 

Provoca emociones

No solo lleves tu mensaje de el punto A al punto B.

Sino que trata que el punto B tenga determinada emoción al recibirlo.

Osea, que el punto B diga “kemosion”.

Fomenta la reflexión de el lector.

Hazlo reír.

Pero nunca le digas que lo estás intentando hacer reír.

^ Eso es comedia 101 ^

Hazlo llorar.

Que es mucho más difícil que hacerlo reír.

El chiste es que le provoques algo extra.

 

El título es vital

Esto lo escuchas todos los días en el el mundo del marketing digital.

Pero hasta Gladwell dice que tienes que pasar el mismo tiempo pensando en el título de lo que pasas escribiendo el contenido.

De hecho, dice que pienses en el título como si fuera un anuncio.

Algo que llame al lector.

Algo que provoque tensión.

Obvio que también refleje el contenido de buena manera, no un clickbait tipo:

“NO CREERÁS LO QUE HACE ESTE SOLDADO AL VER A SU HIJA 25 AÑOS DESPUÉS.”

escribir en mi blog

 

“Dos de tripa.”

No, no es lo que dices al llegar a tu taquería favorita.

Es que ya leíste dos de las tres partes que tiene esta serie resumidora de curso.

Pero, obvio dejé lo mejor para el final.

Así que es tu obligación moral regresar a leer la tercera parte la siguiente semana.